domingo, 23 de diciembre de 2012

Esos instantes...

Cuando sientes que todo se ha esfumado. Cuando ya no queda nada que pueda sanarte. Cuando has conocido realmente a esas personas que creías imprescindibles. Cuando te das cuenta de que nada merece la pena. Cuando piensas que el esfuerzo nunca va a dar fruto. Cuando lo ves todo gris. Cuando tienes una milésima de esperanza, que se espanta con un simple soplo de viento. Cuando no te soportas ni a ti mismo. Cuando te han traicionado mil y una veces. Cuando te has dado cuenta de que la amistad no es tan bonita como la pintan, y que el amor duele como nada en el mundo. Cuando has dejado de creer en el amor. Cuando solo encuentras preguntas sin respuesta. Cuando ni la música te ayuda. Cuando las lágrimas son tus únicas compañeras. Cuando ni si quiera las sábanas te abrazan. Cuando el frío es permanente, y vives en un domingo continuo.




Esos instantes, en los que ya no eres nadie; y aún así, sigues. Permaneces.