lunes, 10 de septiembre de 2012

Regresa.


Encuéntrame otra vez, fingiremos que es una simple casualidad. Volveremos a precipitarnos, te gustará.

Necesito sentir tus labios recorriendo mi cuello. Necesito escuchar tu voz, el sonido de tu risa. Necesito notar las yemas de tus dedos rozando mi piel. Necesito escuchar nuestras canciones, pero esta vez, a tu lado. Necesito pasear por la ciudad, entra la gente, de tu mano. Necesito otra dosis de ti.
Quiero otra noche a tu lado, cometiendo mil locuras, precipitándonos, pero sin miedo a arriesgar. Que sea una larga noche para los demás; y la más corta de nuestra vida. Que veamos amanecer, otra vez. Que el Sol nos encuentre desprevenidas, que se entere de que podemos ser felices, después de tanto tiempo. 
Que nada ni nadie nos pueda impedir estos instantes de felicidad.



Natalia.