lunes, 28 de mayo de 2012

Strange.

Es difícil de explicar. No lo entenderías tú, ni nadie. Tal vez, porque no lo entiendo ni yo misma. 
Pero aunque estés lejos, y distante, yo te necesito. 
Aunque tú no dependas de mi, yo quiero ver tus ojos a todas horas.
Aunque tú no te preocupes por mi, yo necesito saber que estás bien cada día.
Aunque tú necesites a otra persona, desde hace mucho tiempo, y las cosas se compliquen, yo te quiero para mí.
Aunque tú no necesites abrazarme de tal manera que acabes sintiendo los brazos muy débiles, como me sucede a mi cada día.
Aunque me calle mil y una cosas, por no hacerlo mal una vez más, me gustaría que me comprendieras de alguna manera.