lunes, 28 de mayo de 2012

Strange.

Es difícil de explicar. No lo entenderías tú, ni nadie. Tal vez, porque no lo entiendo ni yo misma. 
Pero aunque estés lejos, y distante, yo te necesito. 
Aunque tú no dependas de mi, yo quiero ver tus ojos a todas horas.
Aunque tú no te preocupes por mi, yo necesito saber que estás bien cada día.
Aunque tú necesites a otra persona, desde hace mucho tiempo, y las cosas se compliquen, yo te quiero para mí.
Aunque tú no necesites abrazarme de tal manera que acabes sintiendo los brazos muy débiles, como me sucede a mi cada día.
Aunque me calle mil y una cosas, por no hacerlo mal una vez más, me gustaría que me comprendieras de alguna manera.




viernes, 18 de mayo de 2012

La vida, una montaña rusa.

No podría explicar de la increíble manera que cambia mi vida de un día para otro. 
Las vueltas que da la vida cada día, cada instante. 
El tiempo vuela, cada minuto, es un minuto menos. 
De un día para otro, personas van, personas vienen, personas permanecen. 
La vida, es como una montaña rusa que da miles de vueltas, y de la cual nunca sabemos cuándo nos bajaremos.



Esos fríos momentos.

Me mantenía inmóvil, tras escuchar tus frías palabras, mezcladas con aquella fría habitación, en pleno Enero.
No supe que hacer. Llorar, gritar, desesperarme, derrumbarme... Pero me di cuenta de que no podía hacer nada. Y eso era lo peor de todo. Lo peor, es no poder chillar cuando más lo necesitas. Desear desaparecer del mundo, escapar. No ser nadie. Simplemente, no existir.


miércoles, 2 de mayo de 2012

Enciendo la música y apago el mundo. 
Le pongo melodía a mi dolor.