viernes, 9 de marzo de 2012

No importa la distancia, no importa que no podamos tocarnos. 
Porque siempre miraremos al mismo cielo, y a la misma Luna.
Porque siempre nos iluminará el mismo Sol.
Porque tú siempre estarás aquí conmigo, en mi corazón.