domingo, 15 de enero de 2012

'¿Sabes?
Con el tiempo descubrí que no hay monstruos en el armario y que los finales no son como cuentan los cuentos. Que no existen los Reyes Magos, y tampoco el ratoncito Pérez. Que los malos no son tan malos, ni los buenos son tan buenos. Que no siempre llueve en invierno, ni te mueres de calor en verano. Que los conciertos están para gritar y dejarse la garganta. Que cuando quieres que algo ocurra, no ocurre, que siempre ocurrirá cuando menos lo esperes. Que a los chicles siempre se les va el sabor y los helados siempre se acaban derritiendo. Que a veces una ducha de agua fría sienta igual de bien que una de agua caliente. Que no hay calcetines para el pie izquierdo y tampoco para el pie derecho. Que a veces la persona que más feliz aparenta estar es la que más apoyo necesita. Que el primer baño del verano es el mejor y que los paseos por la playa siempre te achicharran la espalda. Que las medias siempre se terminan rompiendo y que los tacones a las 5 o 6 de la mañana están en tus manos. Que el último trocito del paquete de chocolate es el que mejor sabe. Que siempre que bosteces alguien lo hará contigo y que siempre que comas palomitas de microondas, quedarán unas pocas sin hacer. Que los besos a escondidas saben mejor y que en lugar más inesperado te encontrarás a quien más tiempo llevas deseando ver, porque el mundo es un pañuelo. Que hay personas que no valen la pena, pero que hay otras que de repente, llegan y te cambian la vida… y te la cambian para siempre.'




jueves, 5 de enero de 2012

Apareciste. E hiciste desaparecer todo lo demás. (2)

Ahora me la suda si piensas en mí. Yo tengo otra persona más importante en la que pensar. Tantos meses sufriendo por él, que han desaparecido en... un par de semanas. Gracias.

Apareciste. E hiciste desaparecer todo lo demás.

Necesitaba algo que me llenase, que me motivara cada día al levantarme, que me hiciera feliz...
Las cosas ocurren cuando menos te lo esperas. El destino te oculta cada acontecimiento. Ya sea malo o bueno. 
Y tu llegaste así, de repente. En un momento en el que nada tenía sentido. Yo no había olvidado del todo a esa persona. Hasta que.. apareciste tú. Joder, todo cambió. Quizá el destino quiso que todo diera un giro de 180 grados. Y sí, cambio completamente. Todo el (jodido) pasado ya es como si nada. Ahora ya nada me llena tanto como lo haces tú. Y todo se selló con un beso. Un simple beso. Que describe tanto amor...
Y me gustaría tanto gritarle al mundo lo feliz que me haces... Pero prefiero ir despacio. No correr tanto como la última vez. Para poder saborear este amor. Y que no se acabe. Nunca.