sábado, 26 de noviembre de 2011

Es que los besos son lo mejor del mundo.



¿A tí nunca te ha pasado que te gusta tanto una persona que podrías estar toda la vida sin parar de besarla? ¿Y que, de repente, te recorre un escalofrío en toda la nuca? Y no puedes parar de besarla  casi hasta que te duelen las mandíbulas.