viernes, 9 de septiembre de 2011

Durante todo este tiempo, he pensado si de verdad mereces la pena. No. Me dí cuenta de que no. Me cansé de ti, ¿sabes? Me cansé de tus noches hasta la madrugada. Me agoté la paciencia. Me cansé de decirte todos los días lo que sentía. Mientras tú lo ignorabas. Me cansé de esperarte todas las noches a que regresaras. Y sí, me cansé de ver cómo jugabas conmigo. Así que vete, pero no vuelvas, has perdido mucho. Y creerme, volverás, pero ya no estaré ahí. Será demasiado tarde.